Sauna seco

La sauna seca es una habitación de baja humedad, que crea un calor excepcional para que el cuerpo pueda sudar. Hay dos tipos principales de saunas secas; ambos tienen sus propios pros y contras. Las saunas tradicionales usan elementos calefactores con piedras de sauna para calentar la habitación por convección. Por otro lado, las saunas infrarrojas usan rayos infrarrojos, que penetran su piel y calientan su cuerpo. Ambas saunas pueden alcanzar una temperatura alta para que el cuerpo sude profusamente.



Beneficios de la sauna seca

Independientemente del nivel de humedad, los efectos de la sauna y el baño de vapor son similares. Al entrar en la sauna, el ritmo cardíaco aumenta (de 100 a 150 latidos por minuto) y los vasos sanguíneos se dilatan, lo que aumenta la circulación –de manera similar al ejercicio de intensidad baja a moderada.

El aumento de la circulación puede ayudar a reducir el dolor muscular, mejora el movimiento articular y alivia el dolor de la artritis.


Reducir los niveles de estrés

El calor en una sauna mejora la circulación lo que también lleva a la relajación y a producir una sensación de bienestar.


Mejorar la salud cardiovascular

La reducción del estrés que se da en la sauna significa un menor riesgo de afecciones cardiovasculares.


Aumenta la longevidad

Algunos estudios señalan que los que toman saunas mueren con más edad. Aunque no se sabe a qué se debe esa longevidad (si es por el relax y la sensación de bienestar, o por el hecho de llevar una vida que permite más tiempo de ocio en la sauna), lo que está claro es que el tiempo que uno pasa en la sauna es tiempo bien empleado.


Limpia la piel profundamente

Uno de los grandes beneficios de la sauna es su efecto revitalizante y depurativo, ya que aumenta la irrigación sanguínea de la piel, abre los poros y facilita la eliminación de impurezas. Además, el calor favorece la producción de colágeno, la proteína que da a la piel su elasticidad y su firmeza.


Alivia el asma

La sauna suaviza algunos síntomas de esta y otras enfermedades respiratorias. El calor favorece la apertura de las vías respiratorias, los músculos de los bronquios se relajan por el aire caliente inhalado, reduciendo la flema y la sensación de ahogo.


Ayuda a conciliar el sueño

La sensación de estar física y mentalmente limpio es tan maravillosa que quieres disfrutar de ella en paz, todo el tiempo que sea necesario. Esa misma paz es la que te ayuda a conciliar el sueño, el 90 % de las personas te asegurarán que duermen mucho mejor cuando se han dado una sauna.


Contraindicaciones

  • Tienes hipertensión o problemas de corazón. Las saunas hacen que tu corazón trabaje más de lo normal.

  • Tienes condiciones médicas conocidas. Algunas de estos incluyen hipertensión, diabetes, enfermedades cardíacas, ritmo cardíaco anormal, angina y otras condiciones.

  • Acabas de hacer ejercicio. Después de hacer ejercicio vigoroso, primero permite que tu ritmo cardíaco disminuya a niveles de reposo.

  • Recientemente consumiste alcohol o drogas recreativas. Utilizar la sauna después podría afectar tu corazón, alterar la sudoración y producir sobrecalentamiento.

  • Estás tomando ciertos medicamentos. No uses una sauna si estás tomando medicamentos que interfieren con la habilidad que tiene tu cuerpo de regular la temperatura o que puedan causar somnolencia.

  • Estás embarazada. El uso de la sauna durante el embarazo puede causar mareos, deshidratación o disminuir la presión sanguínea.

  • Tienes heridas abiertas

  • Hipertensión arterial de origen renal.

  • Enfermedades inflamatorias agudas internas como hepatitis y nefritis.

  • Glaucoma.

  • Hipertiroidismo.

  • Tumores.

  • Enfermedades infecciosas como hongos.

Recomendaciones de uso

  • Las sesiones deben ser cortas. Puedes aumentar tu tolerancia al calor a lo largo de varias visitas.

  • Limita las sesiones de 15 a 20 minutos. Incluso las personas sanas deben limitar su tiempo de 15 a 20 minutos en una sauna.

  • Observa cómo te sientes. Si eres sensible al calor, te sientes mareado, con náuseas o empiezas a sentirte incómodo, sal de la sauna inmediatamente.

  • Mantente hidratado. Siempre hidrátate de antemano y bebe de dos a cuatro vasos de agua fresca después de cada sesión. Bebe agua mineral o jugo para reemplazar los electrolitos perdidos a través de la sudoración.

  • Utiliza el sistema del amigo. Trae a un amigo o miembro familiar contigo en caso de que ocurran problemas.

  • Quítate las joyas. Las joyas de metal, incluyendo anillos y aretes pequeños, pueden calentarse muy rápidamente y causar irritación o quemaduras en la piel.

  • Protege tu cabello. La sauna puede dejar los tallos de tu cabello secos y quebradizos. Puedes protegerlo con una toalla o gorro de ducha.

  • Vístete adecuadamente. Será bueno usar ropa suelta, un traje de baño o una toalla, ya que la ropa pesada puede provocar sobrecalentamiento.

  • Descansa y refréscate después. Acuéstate o siéntate por lo menos 10 minutos, luego dúchate con agua fría para ayudar a que la temperatura de tu cuerpo vuelva a niveles normales.

Si quieres disfrutar de los beneficios de la sauna y no tienes ninguna contraindicación, puedes visitar Spa CasaMuri ubicado en Villa Alemana, V región, Chile.

www.spacasamuri.com


#saunaseca #sauna #villaalemana

6 visualizaciones0 comentarios